TESTIMONIOS

CUANDO SE EDUCA CON AMOR NUNCA SE OLVIDA

Nuestra historia con Don Osito empieza hace muchos años, con mi primera experiencia en el jardín. Soy ex-alumna, y de los pocos recuerdos que tengo, lo que quedó grabado en mi memoria son sensaciones, tengo recuerdos de estar feliz, recuerdo sentirme acogida y bienvenida, me encantaba mi jardín, mis tías, me sentía en casa.

Cuando fui mamá no dudé en que el jardín de mis niños Matías y Antonia, sería Don Osito, por la cercanía, la confianza, y por lo interesante que encontraba lo que Claudia estaba desarrollando con el tema de las Neurociencias.

Toda mi vida fui matea, desde chica, y cuando comencé a ser mamá estaba muy enfocada en el estímulo, y en como el jardín ayudaría a los niños a obtener buenos logros académicos en el futuro, lo importante que era que aprendieran a cortar con tijera, a pintar, a hacer figura humana, que era parte de lo que después les evaluarían en el examen de admisión en el colegio. Pero siendo parte de la familia Don Osito tuve un vuelco en 180 grados en la manera de ver el “aprendizaje”, aprendí que no hay aprendizaje si primero no está de base el amor, el vínculo, si mi hijo no se sentía seguro y rodeado de cariño, jamás podría aprender nada; aprendí que los límites son importantes, pero la jerarquía no se ejerce desde la fuerza, sino que desde el amor y el cariño, aprendí a cambiar un “no porque no quiero” a un “no porque te quiero”; aprendí a que las habilidades motrices de las que yo estaba tan preocupada, se aprenden desde el disfrute y el goce de experiencias; aprendí que este jardín no estaba preparando a mis hijos para una prueba de admisión en un colegio, los estaba preparando para algo mucho más grande, para su vida,  para ser niños felices, buenos de corazón, autónomos, empáticos y creativos.

Y creo que lo más hermoso, es que este jardín deja un sello, un sello a los niños y a las familias, incluso reconocible por externos, porque quedamos marcados para siempre con esta forma de educar, educar en el amor, educar en el cariño, educar con vínculo.

Ahora miro hacia atrás y entiendo por qué mis recuerdos son de sensaciones, porque finalmente me sentí querida, y ¿no es eso lo que buscamos los padres para nuestros hijos?, que sean felices, que se sientan queridos, amados. Finalmente, la educación y aprendizaje no llego sólo a mis hijos, llegó a mi familia, y estaremos eternamente agradecidos de haber tenido el privilegio de pasar los primeros años de la vida de nuestros niños acompañados por este maravilloso equipo de profesionales, nos sentiremos para siempre parte de esta linda familia, que nos hizo crecer como padres y personas, y que dejó un sello en nuestra familia que perdurará por siempre.

Cariños,

Familia de Castro Donoso

Querida Familia Don Osito:

Muchas Felicidades en el 35° Aniversario del Jardín. Quiero  partir  haciendo  un poquito de historia,  mi nombre es Marcela Doty, quien llega a formar parte del Jardín siendo una estudiante y compañera de Claudia, luego ya titulada formo parte del cuerpo docente. Mi estadía en el Jardín marcó mi ser profesional, fue mi primera experiencia laboral, acá pude hacer vida la teoría entregada en la Universidad y plasmarla en cada una de las experiencias educativas y por sobre todo creativas, las que diseñábamos para colaborar en el proceso formativo de cada uno de los niños y niñas que formaban parte de nuestro querido Jardín. Conocí el trabajo en equipo, la entrega incondicional, la pasión por nuestra profesión y por sobre todo la calidad humana de cada una de los integrantes de esta gran familia,  a la que agradezco y recordaré por siempre. Pasa el tiempo y son mis dos hijas, quienes forman parte del ser alumnas del Jardín, y  yo como apoderada solo puedo recordar momentos llenos de experiencias positivas y agradecer por haber aportado en su proceso de formación personal y hoy siendo mujeres profesionales guardan en su memoria gratos momentos vividos en él.

Como Familia les deseamos que se mantengan por  muchos años más y que ojalá podamos celebrar de forma conjunta las bodas de oro del Jardín.

Un gran abrazo y Feliz Aniversario, de parte de:
Marcela Doty, Jubitza y Daniza Corovic.

COMO EX -ALUMNA: Es increíble como va pasando el tiempo y hay cosas o sensaciones que quedan como recuerdo. Yo aún siento emoción al escuchar algunas canciones que me recuerdan mi Jardín Don Osito y cuando me preguntan por esa etapa solo tengo imágenes llenas de sol y risas en mi cabeza. Ver que aún están algunas de mis tías y el jardín creciendo con el tiempo es un tremendo orgullo y creo que eso fue por el gran esfuerzo y dedicación de la dirección y sus educadoras por entregar una educación diferente y completa. ¡Estoy orgullosa de haber sido parte del proyecto Don Osito!

COMO EX- APODERADA: Fui ex alumna del jardín y quedé con los mejores recuerdos pero además sé que Don Osito tiene un sistema educativo reconocido en el medio y por ello no dudé en llevar a mi hija ahí después de 30 años de haber sido parte de este proyecto. El jardín le entregó herramientas que no sólo le han permitido insertarse en un medio educacional exigente sino que ademas le entregó valores, una percepción del medio que la rodea y habilidades sociales inigualables. Sin duda Don Osito es una experiencia única y privilegiada para los niños.

Carolina Marchant

¡Qué gran privilegio!…ser uno de los testigos del nacimiento, desarrollo y cumpleaños Nº 35 de esta maravillosa Institución.

Cuando transcurría mi labor docente en la carrera de Educación Parvularia,  me llamaba mucho la atención la activa participación de una alumna, Claudia Donoso Rioseco; al indagar algo de sus antecedentes me respondió: – “Mi mamá creó un Jardín Infantil”. Luego, al  especializarse Claudia en la Educación Musical de los párvulos, el Jardín se consolidó con este sello. Hoy tiene renombre a nivel internacional.

Cuando necesité Jardín y Sala Cuna para mis hijos cuarto y quinto, no dudé ni un segundo: – ¡debían ingresar allí !.

 América me recibió con su característica sonrisa generosa y me transformé en “Apoderada”. Durante un verano, mi tercera hija pudo disfrutar también de los Talleres de esa temporada.

Como madre, recibí siempre acertadas orientaciones profesionales; a ello se suman los “Talleres para Nanas” a los que asistió nuestra querida Adela, quien crió a nuestros cinco hijos durante 30 años.

Lorena, Gonzalo y Juan obtuvieron un gran sentido de Pertenencia en este lugar; su Identidad se fue forjando al alero del Cariño y de la Contención que siempre recibieron de parte de todo el Personal.

Mis nietos Julián y Olivia, hijos de Gonzalo, también fueron educados con el sello Don Osito. Mi esposo (Q.E.P.D.) y yo, atesoramos los recuerdos confeccionados por ellos y  pudimos disfrutar del “Día de los abuelitos” durante varios años.

Hoy, Lorena ya inscribió a su reciente bebé, para que ingrese a la Sala Cuna el próximo año.

Personalmente, como ex profesora, ex apoderada y ex abuelita, agradezco el Gran Regalo de todo lo recibido en esta Institución…y la Bendición de integrar también hace 23 años, el equipo de profesionales “anexos” a Don Osito, para aportar  así de algún modo, al Desarrollo de los niños y niñas que llegan a sus Salas.

¡¡Muy Feliz Aniversario Nº 35 Don Osito!!

Cecilia Ruiz Franco.
Prof. de Ed. Física
Prof. de Ed. Musical
Prof. de Biodanza

Para mi como ex alumno de Jardín Infantil Musical Don Osito, es un honor tener a mi hijo en este lugar donde estuve hasta los 5 años. 

La verdad es que no dudé en traerlo. La forma en que estimulan a los niños de forma integral abarcando el lado artístico, musical y la confianza de saber que mi hijo está en buenas manos, es algo que no se encuentra en cualquier lado. Si bien de profesión soy Ingeniero, soy el único músico de la familia, lo cual me ha entregado muchas satisfacciones personales y ha permitido desarrollar un pasatiempo de forma paralela a mi profesión con todos los beneficios que esto conlleva.

Daniel Díaz Luthan
Ingeniero Eléctrico
Universidad de Santiago de Chile

NUESTRA HISTORIA

Conozca un poco más sobre nuestro jardín...